La eficiencia energética y sus aplicaciones en la vivienda

El ahorro energético no solo se basa en las edificaciones, en zonas verdes, o en reducir la contaminación del ambiente, es todo un estilo de vida que debes ir adaptando paulatinamente a través de hábitos.

En Fray 110 te dejamos los 10 hábitos que desde ya puedes poner en práctica.

Hábitos que te harán ahorrar energía en casa

El ahorro energético es de vital importancia en la actualidad, pero de ahí a acostumbrarse a realizar determinadas tareas a diario y tomarlo como hábito, puede ser complicado, pero sin duda ¡vale a pena!

El primer paso y el más difícil es empezar, y para ellos contamos con 10 sencillo hábitos que te ayudarán ahorrar y a hacer tu vida mucho más comprometida con el ambiente.

Al final notarás la diferencia, ¡prometido!

¿Cómo controlar la factura de la luz?

1. Aprovecha la luz natural

Aprovecha las bondades de la naturaleza. La luz solar es una de ellas, así que si puedes habilitar ventanas, usar espacios abiertos para tus actividades, estas en el camino correcto. No olvides que el sol también es bueno para tu salud.

2. Apaga luces

Recuerda apagar las luces o bombillas cuando ya no estés o bien en tu casa o en alguna habitación que requiera iluminación, esto hará la diferencia en tu factura. Tampoco olvides que debes hacerlo cuando salgas de casa.

Aunque tengas bombillos o luces de ahorro, estarás desperdiciando un servicio sin necesidad y pagando demás.

3. Consume en horas valle

Una forma de conseguir un mayor ahorro de energía en casa es aprovechando las horas Valle para cocinar o hacer tareas:

  • Lavadora: Usalá en la noche o muy temprano en la mañana y si puedes hacerlo entre semana mucho mejor.
  • Plancha: Plancha solo si es necesario hacerlo y deja las prendas que necesitan menos planchado para el final y usas el calor residual tras desconectar el aparato.
  • Horno: Consume mucho, por lo que si vas a cocinar algo en el horno, aprovecha y hornea más de un plato.

4.Tapa las sartenes y ollas al cocinar

Gran parte del calor que se genera al cocinar se escapa si no utilizamos una tapa. No solo tardarás más en calentar el sartén o poner a hervir el agua, sino que además consumirás más energía.

Lucera – Compara tu factura de luz

5. Aprovecha el calor residual del horno y vitro

Tanto el horno como vitrocerámica no pierden el calor de forma inmediata cuando los apagas. Y puedes aprovechar ese calor residual para terminar de hacer lo que estás cocinando.

Si estás asando un pollo en el horno, apágalo 5 o 10 minutos antes y deja que termine de dorarse con el calor residual del horno.

6. Desconecta los aparatos que no uses

Por si no lo sabías los aparatos o dispositivos conectados así esten apagados, si consumen energía.Algunos ejemplos pueden ser: cargadores, ordenadores, calefactores, aparatos digitales, cepillo eléctrico, etc.

Una forma de hacer que desconectar estos aparatos sea más sencillo es contar con las extenciones múltiples. Así podrás desconectar varios aparatos de usa sola vez.

7. Haz un buen uso de tus electrodomésticos

No todo está en comprar un horno autolimpiable o una nevera nofrost, eso sí que tengan una buena calificación energética. Hay que hacer un mantenimiento continuo a los electrodomésticos para que funcionen correctamente.

Por ejemplo, limpia al menos una vez al año la nevera, mantén limpios los filtros del aire acondicionado cada cierto tiempo, o retira el exceso de polvo de las aspas de los ventiladores para un correcto funcionamiento. Además conseguirás alargar la vida útil de estos aparatos.

8. Plancha la ropa de una sola vez

La plancha es uno de esos electrodomésticos que consumen más de lo que crees. Necesita una gran cantidad de energía para alcanzar altas temperaturas . Por eso es un gran hábito de ahorro centrarte en planchar toda la ropa que tengamos de una sola vez.

Para hacerlo de la forma más eficiente, empieza por planchar los tejidos que necesiten menos temperatura y continua con aquellos que necesiten más temperatura. Apaga la plancha y acaba de planchar esas pocas prendas que te queden, el calor que todavía tiene la plancha te puede servir para acabar con esta tarea doméstica.

9. Evita mantener abiertos congelador y nevera

Abrir la nevera o el congelador durante un buen rato o constantemente es una mala práctica si hablamos de ahorro energético. Por eso un pequeño consejo para reducir tu consumo de energía en casa es adoptar este hábito: piensa primero y después abre tu nevera. Fácil, ¿verdad?

10. Mantén la temperatura adecuada en tu hogar

Establecer una temperatura de todos en casa no es nada fácil. Te dejamos una pista aquí, las temperaturas de confort son:

  • Invierno: 20-23 grados
  • Verano: 22-25 grados

Lo que es fácil es mantener la temperatura que se haya acordado. Puedes utilizar termostatos digitales para mantener la temperatura cuando pongas calefacción o aire acondicionado.

¿Tienes algún otro hábito que te ayuda a ahorrar energía? ¡Cuéntanos o escríbenos y no olvides visitarnos en nuestra página web https://www.fray110.cl/ para conocer más!