Vivienda digna y hábitat saludable en Chile

En octubre de 2020 Chile decidió, mediante un plebiscito, redactar una nueva constitución. En julio pasado comenzó el proceso y una de las demandas es incorporar el derecho a la vivienda, ya que al menos 500.000 familias se ven afectadas por el déficit habitacional. Hasta el momento, la vivienda no se encuentra reconocida expresamente como un derecho en la Constitución Política de la República de Chile, que data de 1980.

El proceso constituyente que se está llevando adelante abre la posibilidad, entre otras cosas, de crear en conjunto un acuerdo político-normativo sobre las ciudades que se quieren construir para las próximas décadas y de reconocer la vivienda como un derecho social universal garantizado.

De acuerdo con el documento Habitar en dignidad: propuestas constitucionales, elaborado por TECHO, la organización internacional The Global Iniciative y la agrupación vecinal de Valparaíso Casa Abierta, establecer el derecho a una vivienda en la constitución expresa el nivel de compromiso estatal con los derechos humanos, pone la dignidad del ser humano en el centro del debate político y empodera a las personas y a las comunidades.

En Chile, en la última década, se triplicó el número de familias que viven en asentamientos de emergencia.

El derecho a la vivienda toma en especial consideración a las comunidades más desaventajadas, reconoce que las personas necesitan ciertas condiciones básicas para su existencia, que no pueden quedar supeditadas al mercado o a la capacidad económica sino que deben ser aseguradas por el Estado.

Además, el reconocimiento del derecho a la vivienda en una determinada constitución define acuerdos básicos y mínimos sobre el grado de protección que debe tener este derecho, y ofrece una guía para el desarrollo e interpretación del marco legislativo y de las políticas públicas.

En el informe de esta agrupación, TECHO Chile y The Global Iniciative se presentan propuestas surgidas de un ciclo de aportes colaborativos que buscan enriquecer las reflexiones de la Convención Constitucional respecto a la incorporación del derecho a una vivienda adecuada.

Se destacan elementos clave como:

  • La seguridad jurídica de la tenencia, es decir que con independencia de la forma de tenencia de la vivienda (por ejemplo, en propiedad, arriendo, cooperativa e incluso ocupación de tierras), todas las personas deben contar con medios de protección legal contra los desalojos forzosos, las amenazas o el hostigamiento; la disponibilidad de servicios, materiales, facilidades e infraestructura, que aseguren las condiciones indispensables para la salud, la seguridad, la comodidad y la nutrición;
  • Gastos soportables, en el sentido de que los costos asociados a la vivienda no comprometan la satisfacción de otras necesidades básicas de las personas o sus comunidades. En términos numéricos, se ha señalado que se cumple con este criterio cuando los costos asociados a este ítem representan menos del 30 % de los ingresos del hogar.
  • Otros puntos importantes son la habitabilidad, la asequibilidad y la ubicación, cercana al empleo y los servicios sociales. Por último, es importante tener en cuenta, la adecuación cultural, que exige que los componentes de la vivienda (técnicas, materiales y políticas) permitan la expresión de las diversas identidades de las personas que las habitan.

Una política integral

El director ejecutivo de TECHO-Chile Sebastián Bowen señala que hoy en ese país hay una crisis habitacional y faltan herramientas concretas para superarla. Dice: “La Constitución puede impulsar las políticas públicas y dar plazos en las áreas críticas. Puede decir que este es un tema relevante que tiene que ser resguardado. Puede marcar las condiciones mínimas que tienen que estar aseguradas. Necesitamos una política integral de vivienda, que incluya el acceso a servicios, regular la utilización del suelo de acuerdo al interés general e involucrar a la ciudadanía en la estrategia habitacional y urbana”.

Respecto a la expectativa, Bowen comenta que la incorporación del derecho a la vivienda a la Constitución es prácticamente un hecho. Él espera que también se otorguen mandatos claros a los poderes públicos para hacer efectivo este derecho.

“La iniciativa se conforma en una plataforma de articulación de actores que están innovando y avanzando en el acceso a la vivienda. Al momento, se implementaron comités y se establecieron los lineamientos para la configuración de propuestas de políticas públicas. Si la Constitución va a plantar las nuevas reglas de juego, con el Proyecto Déficit Cero, vamos a plantear de qué manera se debe jugar con esas reglas para que el derecho a la vivienda sea una realidad”.

Ahora más que nunca creemos en la importancia de contar con espacios de habilidad dignos y propios para gozar de una excelente calidad de vida para todos los chilenos.

Tomado de: Soluciones para América Latina